AQVA LIBERA
Casa rural, Domus romana, spa mini resort junto a Mérida.
cordón
Español English

LA DOMUS - La casa romana

En occidente nunca se ha vivido como en época romana (las personas libres, claro) y hoy es posible recuperar parte de ese saber vivir. Para ello hemos recreado junto a Mérida una domus romana con sus baños, donde disfrutar con tus amigos o donde tener una divertida y romántica estancia con tu pareja.

Atrio azul y el larario El pórtico del peristilo

Clik para ampliar

Ellos disponían de tiempo, tanto tiempo que, para que nos hagamos una idea, los días festivos podían llegar a doscientos cincuenta en un año.

El ocio ocupaba tanto en la vida que llegaron a pulirlo y refinarlo hasta conseguir casi la perfección.

Nuestro objetivo es recuperar varios espacios presentes en las casas romanas, fruto de siglos de experimentación, de tomar lo mejor de los pueblos conquistados (Grecia, Egipto, Cartago...), reuniéndolos para sentirnos cómodos y en armonía.

En el Viridarium, el jardín romano La casa romana Aqua Libera Viendo la natatio del jardín romano

Aquí se tienen varias opciones para estar a gusto: dándose un masaje en el atrio junto a la fuente; en la piscina exterior en el jardín del peristilo; tras las bóvedas y las paredes de 60 cm del apartamento o, si uno se da un baño en las termas, al salir sentirá el ambiente agradable por el contraste térmico.

Siempre hay un sitio fresco en plena canícula veraniega

sombra y frescorUna Web romana está definida por varios elementos que se agrupan creando ambientes únicos. Por ejemplo, el atrio está a cubierto pero tiene un espacio central abierto (luz, ventilación), donde cabe un árbol (aromático, ornamental, color) y una fuente (frescor, sonido del agua, riqueza), que a su vez atrae a los pájaros para que beban (vida, movimiento, los cantos sumados al sonido del agua)

La belleza estaba unida a la utilidad.

Nosotros buscamos lo que ponían algunos a la entrada de su vivienda: "parva domus, magna quies". La casa es pequeña, pero la tranquilidad grande.

En el apartamento, los atrios, las termas, el jardín, el triclinium, o en la piscina exterior, se puede vivir como un auténtico romano.